viernes, 24 de marzo de 2017

SABINO FERNÁNDEZ CAMPO: UNA VISIÓN DEL PERIODISMO

Sabino Fernández Campo: 
UNA  VISIÓN DEL PERIODISMO

El general, figura clave de la Transición, reflexiona en este escrito sobre las peculiariades de la entrevista periodística, a partir de su experiencia vivida como secretario de la Casa Real


Sabino Fernández Campo

“La entrevista es un género periodístico tan interesante como difícil.
Interesante, porque nos permite conocer la manera de ser y las opiniones de figuras destacadas en los distintos aspectos de la sociedad. Difícil, porque el entrevistador ha de reunir una serie de condiciones mediante las cuales pueda obtener resultados en los que se conjuguen el atractivo y la sinceridad, la oportunidad y la brillantez.
Ante todo, tiene que desplegar la habilidad necesaria para conseguir que el entrevistado acceda a serlo.
Como es natural, y sin restar valor a lo que piensan y digan personas vulgares y corrientes, la atención primordial ha de dirigirse a quienes, por su distinguida personalidad, pueden exhibir interioridades, manifestar ideas, declarar propósitos o pronosticar acontecimientos relevantes. Y no siempre resulta sencillo para el periodista abordar de buenas a primeras a los que se encuentran en esas circunstancias por su experiencia, su categoría o la misión que tienen encomendada en un momento dado.
El vencer la ocasional resistencia a aprovechar el momento propicio, encierra ya un mérito inicial para el entrevistador.
Pero las dificultades continúan porque es preciso, además, formular las preguntas con tino y con acierto, para tratar de obtener respuestas profundas, adecuadas a la posición del entrevistado, a sus responsabilidades y a su fama. Puesto que una entrevista periodística ha de ser breve, se necesita seleccionar muy bien el interrogatorio para que quien lo responde no aparezca soso y desairado. Tiene que lograrse establecer una comunicación auténtica y recíproca entre los interlocutores; una colaboración en la que el papel de cada uno quede claro, pero conjuntándose los dos en el resultado. No se trata de lanzar interrogantes al azar, buscando tan sólo el sensacionalismo que se consigue al desvelar secretos.
Es cierto que la indiscreción está más en las respuestas que en las preguntas, pero tal vez se trata de provocar sutilmente las que lo sean un poco, porque también en ellas radica la curiosidad.
Pueden ser bastante encontrados los sentimientos de las personas importantes con respecto a las entrevistas. Hay quien las desea, las busca y las acepta, quizá como un medio de promocionarse y darse a conocer o simplemente como ocasión aprovechable para manifestar lo que se piensa. Hay, en cambio, quien las teme y se niega sistemáticamente a concederlas, pensando sin duda en que es una gran virtud saber callar. “Bienaventurados los que no hablan -afirmaba Larra- porque ellos se entienden”.
“La Naturaleza -decía Quevedo- dobló casi todos los instrumentos de los sentidos; si no es el de la boca, por no dar al hombre más que una lengua, pues si con una recibe mil daños de sí mismo, ¿qué no haría con dos?”. Y muchos proceden de acuerdo con este aserto porque estiman que el que sabe callar es el más fuerte.
  

“Si es cierto que puede ser loable tener el valor
de permanecer callado ante las acusaciones calumniosas,
no deja de suponer todo lo contrario abstenerse de hablar
cuando con la palabra se puede evitar un agravio,
desmentir una infamia o deshacer un infundio”


 Siento apartarme de la tradicional opinión en cuanto a que los viejos refranes encierran toda una sabiduría popular. En general, los encuentro desconfiados, materialistas y predominantemente negativos. Pero admitamos, al menos, que pueden tener interpretaciones distintas, sin establecer al respecto normas inconmovibles. Esto sucede con la afirmación de que “el silencio es oro”. A veces, hacen falta muchas palabras para conseguir ese oro al que el refrán alude. A no ser que precisamente se trate de vender el silencio ante un hecho comprometido. En todo caso, si es cierto que puede ser loable tener el valor de permanecer callado ante las acusaciones calumniosas, no deja de suponer todo lo contrario abstenerse de hablar cuando con la palabra se puede evitar un agravio, desmentir una infamia o deshacer un infundio.
Para algunos será incómodo hablar y prefieren corroborar el refrán al aspirar al oro del silencio, pero otros pueden caer en la mayor de las cobardías inspirada por la comodidad o por el deseo de no complicarse la existencia.
Algunas veces la entrevista nos dice más por lo que el entrevistado calla que por lo que expresa. El acierto del entrevistador consiste, entonces, en dejar constancia, sin que se note demasiado, de que el silencio se ha producido, para que puedan imaginarse las causas.
La entrevista es también una lección para aconsejar una prudencia que no se opone a la sinceridad, porque, como señalaba André Maurois, “ser sincero no es decir todo lo que se piensa, sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa”.
Frente a la prudente sinceridad, se da en ocasiones la sinceridad descarnada e indiscreta. No es este el caso de las declaraciones que se recogen en este libro, y por eso es de resaltar el acierto con que su autor las ha seleccionado.
Pero, de ordinario, es frecuente que algunas personas practiquen el peligroso deporte de la indiscreción. Y suele ocurrir que esa indiscreción esté en razón directa de la ignorancia, ya que los más indiscretos son los menos preparados, los que menos saben, y su afán de presumir de saber les hace apresurarse a divulgar lo poco que saben, para prodigar, exagerándolos o desfigurándolos, sus mínimos conocimientos.
  

“Para algunos será incómodo hablar
y prefieren corroborar el refrán al aspirar al oro del silencio,
pero otros pueden caer en la mayor
de las cobardías inspirada por la comodidad
o por el deseo de no complicarse la existencia”


Alguien dijo también, con intención malévola, que hay hombres de pocas palabras, pero que resultan suficientes para expresar todas sus ideas.
La vanidad de que los demás sepan que se nos ha contado un secreto, suele ser una de las razones principales para desvelarlo. Por eso el mérito del entrevistador estriba en observar una conducta acorde con la psicología del entrevistado.
No hace mucho he leído un comentario incluido en un corto artículo de Álvaro Pombo: “Se trata de que ese vistazo o instantánea en que cualquier entrevista bien hecha consiste, contenga un resorte intelectual breve y poderoso. De lo contrario, las preguntas y respuestas se suceden sin gracia”.
Después de vencer la posible resistencia inicial de los partidarios del silencio o de los que no quieren prodigarse al exponer sus ideas, es necesario que el entrevistador formule sus preguntas de acuerdo con algunas de las consideraciones que hemos comentado. Que sean sugerentes para obtener respuestas atractivas y sustanciosas. Que respete lo que se le diga y lo recoja con exactitud, sin añadir arriesgadas interpretaciones de su propia cosecha, que no respondan a la realidad.
Puede pensarse, por otra parte, que las entrevistas han de ser de plena actualidad. Pero no olvidemos que la actualidad puede haber comenzado hace muchos años. Además, esa creencia, que puede ser exacta en muchos casos, se modifica en razón del interés que también encierra reproducir y publicar en el presente entrevistas realizadas en el pasado, porque es posible que éste sea un método eficaz para resaltar las diferencias que se producen en las opiniones, contrastar ideas con conductas posteriores, previsiones con resultados y propósitos o promesas con su cumplimiento. La experiencia puede indicarnos, por ejemplo, que los políticos no siempre quieren decir lo contrario de lo que dicen. Pero la verdad es que cada uno de nosotros es sucesivamente, no uno, sino muchos, que suelen ofrecer entre sí los más varios y asombrosos contrastes. Quizá por eso aconsejaba Churchill: “Dí lo que piensas ahora con firmes palabras y dí mañana lo que piensas mañana con firmes palabras, aunque ello contradiga lo que dijiste hoy”.
La única certeza, cuando se habla de lo que puede venir, es que pocas cosas suceden según lo previsto.
Ionesco afirmaba que “sólo se pueden predecir las cosas una vez que han sucedido”. Y por eso es recomendable hacer los menos pronósticos posibles. Sobre todo en relación con el futuro.
De las declaraciones formuladas hace años y publicadas -o republicadas- hoy, pueden deducirse aciertos y errores que dan más valor al oficio del que ha sabido recogerlas y reproducirlas con exactitud.


“La única certeza,
cuando se habla de lo que puede venir, es que
pocas cosas suceden según lo previsto”


Los tiempos que corren, cuando el acontecimiento imprevisto de cada día oscurece el del día anterior, son propicios a que se hagan patentes los errores en el vaticinio, pero asimismo dan lugar a que resulten extraordinariamente ponderables los juicios cuyo acierto se demuestra posteriormente.
Higinio del Río ha sabido extraer de las entrevistas que ahora aparecen reunidas y que por ello admiten la comparación, la esencia de cada personaje, sus sentimientos interiores y sus recónditos pensamientos.
Entre el amplio y selecto plantel de personalidades que son objeto de sus entrevistas, las hay que sentaron a través de sus respuestas unos criterios permanentes, unas opiniones intemporales que pueden tener aplicación en todo momento y encierran precisamente el valor de su acierto perdurable. Otras opiniones, más coyunturales, tienen también el mérito de marcar puntos de vista sobre hechos, momentos o situaciones más aleatorias y que, en consecuencia, pueden ser de gran utilidad para calificar las previsiones al compararlas con lo que sucede posteriormente. Optimismo y pesimismo se combinan. Pero si a muchas de las personas interrogadas se les hubiera podido anticipar sucesos, acontecimientos o escándalos que se produjeron después, no podían haberlos imaginado siquiera. Es grande la diferencia entre el vaticinio y la realidad.


“Ser sincero no es decir todo lo que se piensa,
sino no decir nunca lo contrario de lo que se piensa”


Afirmaba Camilo José Cela de qué suerte hay en cada persona cosas que no a todos interesan, “cosas que son para llevarlas a cuestas uno solo, como una cruz de martirio, y callárselas a los demás. A la gente no se puede decir todo lo que nos pasa, porque en la mayoría de los casos, no nos sabrían entender”.
Higinio del Río no aspira a desvelar esas cosas íntimas, pero sí a reflejar las que son dignas de conocerse y su conocimiento encierra utilidad verdadera y destacado interés.
Ha clasificado perfectamente sus entrevistas y conseguido las respuestas de personajes señeros en las distintas facetas de la vida nacional.
Y lo ha hecho a la perfección porque es un periodista culto, un interlocutor prudente, con una gran experiencia de la profesión, que recoge en este libro los diálogos que en su día aparecieron en distintas publicaciones, precedidos de ordinario por una inteligente y orientadora introducción y rodeados del ambiente en que se produjeron.
Licenciado en Periodismo, autor de varios libros y colaborador en otros, ha sido redactor jefe de la revista madrileña CRÍTICA DE ARTE y ha figurado al frente de los gabinetes de prensa de la Federación Nacional de Casas Regionales y del Centro Asturiano de Madrid. En la actualidad es director de la Casa Municipal de Cultura de Llanes, en la que realiza una gran labor.
Y, además, es asturiano.
Yo tengo el honor de ser su amigo y por eso he sentido la satisfacción de escribir estas líneas de introducción para el libro de entrevistas que ahora ve la luz”.
                        
Madrid, abril de 1995

(Prólogo para el libro “Dimes y diretes”, de Higinio del Río Pérez)



Sabino Fernández Campo (Oviedo, 1918- Madrid, 2009), militar. Conde de Latores. Teniente general honorífico del Cuerpo Militar de Intervención. Secretario general y Jefe de la Casa Real de España. Autor de la obra “Fernando el Católico y los consejos de Nicolás Maquiavelo en El Príncipe” (2005). En julio de 1996 participó como ponente en el curso de verano “Cuestiones de Política y Derecho” de la Universidad de Alcalá de Henares, dirigido por el profesor Luis García San Miguel en la Casa Municipal de Cultura de Llanes. Su ponencia se tituló “Ética y política. Reflexiones sobre Maquiavelo”.



Madrid, 17 de octubre de 1995. Presentación del libro
"Dimes y Diretes" en el Centro Asturiano.
De izquierda a derecha, Sabino Fernández Campo,
José Luis L. Aranguren, Cosme Sordo e Higinio del Río.